domingo, 30 de septiembre de 2018

Villarejo intentó conseguir todo el censo de rumanos en España para un constructor

MADRID.- El excomisario José Villarejo, en colaboración con los comisarios Enrique García Castaño y Carlos Salamanca, intentó hacerse con todo el censo de ciudadanos rumanos residentes en España para un constructor que quería contactar con ellos para ofrecerles casas en su país natal.

Esa es uno de los negocios para los que Villarejo contactó con García-Castaño y Salamanca, según las conversaciones telefónicas que él mismo grabó y que obran en el sumario de la operación Tándem desde que la Policía las halló en el registro a una de las casas del excomisario cuando lo detuvo.
Villarejo está en prisión preventiva por esa causa, García Castaño está investigado pero en libertad provisional y Salamanca fue puesto en libertad y el juez archivó la causa contra él en contra del criterio de la Fiscalía, que recurrió dicho archivo.
Las grabaciones muestran que Villarejo y García Castaño hablaban sobre multitud de posibles negocios, incluido uno sobre la adquisición de información personal de ciudadanos rumanos que residan en España.
Villarejo se lo pidió a García Castaño y éste le dijo que se podría obtener del área de Extranjería y Documentación, porque “ahí tienen una base de datos de todos los extranjeros rumanos legales”.
La cuestión es que Carlos Salamanca se iba a incorporar próximamente como jefe de una unidad en Extranjería dedicada a expulsiones y repatriaciones, “donde viven como dios”, de modo que los otros dos policías plantean la posibilidad de esperar a su llegada.
“Estaría de puta madre”, afirma Villarejo, en tanto que su interlocutor explica que Salamanca tendrá “noventa tíos” a su cargo, en el aeropuerto de Barajas.
“De puta madre”, reitera el comisario ahora encarcelado, quien pregunta si también se puede ver qué rumanos hay ilegales en España, pero le aclaran que eso es imposible, pero acceder a los datos de los legales “es fácil”.
Los problemas los tuvieron por el volumen de información requerida, según consta en una conversación posterior:
– García Castaño: He hablado con esta gente, y me dice, – ¡Oye, hijo puta, son miles!
– Villarejo: ¡Miles! Claro, serán unos pocos, claro.
– García Castaño ¡Coño!
– Villarejo: Y eso no hay posibilidad de…
– García Castaño: Sí, dice (hablando de su fuente de información) Yo voy mirando poquito a poco te voy sacando… Te sacaré dos mil o tres mil, pero le calcula que de Madrid, solamente unos treinta y cinco mil.
– Villarejo: Ah, amigo…
– García Castaño: Y si es a nivel nacional, ponte que haya unos setenta mil.
– Villarejo: O sea que…
– García Castaño:: Es que con la última regularización… ya los que había, pero con la última regularización… ¡Buffff! ¡De cagarse!
– Villarejo: Pues a ver como se podría hacer… No, incluso…
– García Castaño: Poquito a poco, ¿no? Poquito a poco. Díselo. Que son miles, ¿eh? ¡Miles!
– Villarejo: Pues yo se, yo se lo diré…
– García Castaño: Dile que yo le voy sacando… dile que le saco mil, mil quinientos y así. Díselo.
Las grabaciones no revelan cómo terminó el proceso emprendido por Villarejo y sus socios. Salamanca fue detenido en noviembre de 2017 junto a Villarejo bajo la acusación de recibir regalos a cambio de introducir inmigrantes guineanos de forma ilegal, pero quedó en libertad meses después y finalmente el juez archivó la causa en contra del criterio de la Fiscalía, que lo ha recurrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario