Mostrando entradas con la etiqueta Terrorismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Terrorismo. Mostrar todas las entradas

sábado, 10 de noviembre de 2018

El PP celebra en solitario el recuerdo a las víctimas de ETA en Irún

SAN SEBASTIÁN.- El PP ha celebrado el Día de la Memoria en Irún (Gipuzkoa) con un acto en solitario, al margen de los eventos institucionales, que ha recordado a las víctimas del terrorismo y reivindicado el “profundo significado político” de la memoria de los asesinados por ETA.

Al igual que en años anteriores, los populares se han desmarcado de los principales actos institucionales convocados con motivo del Día de la Memoria y ha organizado su propia celebración en la localidad, junto a un monolito erigido en homenaje a las víctimas del terrorismo y la violencia.
Allí, el presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, ha pronunciado un breve discurso en el que ha abogado por que las víctimas de ETA tengan su “espacio específico” y ha rechazado la memoria que pretende “blanquear” la acción de los asesinos con el objetivo de “recuperar el proyecto político por el que empuñaron las armas”.
Junto a Alonso han acudido al acto los presidentes provinciales del PP vasco Raquel González (Bizkaia), Iñaki Oyarzabal (Álava), y Borja Sémper (Gipuzkoa), además de la secretaria general, Amaya Fernández y otros cargos orgánicos y públicos del PP vasco.
El líder de los populares vascos ha argumentado que “hay algo peor que el olvido”, que es “la falsa memoria”: “Construir una memoria que en vez de legitimar el compromiso, la dignidad y la profunda inocencia de las víctimas, justifique al asesino y lo presente a las futuras generaciones como una suerte de libertador del pueblo vasco”, ha añadido.
En su opinión, detrás de la justificación de los asesinos se esconde la intención de “recuperar el proyecto político por el que empuñaron las armas”, con el discurso de que “aunque reconozcan que matar estuvo mal, el proyecto por el que mataban era legítimo”.
“Y era un proyecto profundamente ilegítimo. La memoria es rechazar el proyecto por el que mató ETA, es derrotar a ETA todos los días cada vez que recordamos a sus víctimas”, ha agregado.
Alonso ha dicho “lamentar profundamente” que no puedan compartir este acto con otros partidos y que “al final se impongan las tesis de quienes quieren blanquear su pasado porque tienen vergüenza de mirar hacia atrás”.
A su juicio, resulta fundamental recordar por qué ETA mató a sus víctimas: “En Euskadi se ha matado por odio, se ha matado para imponer un proyecto político concreto, el de la independencia de Euskadi, la construcción de un estado socialista totalitario aquí”.
ETA también asesinó, ha apuntado el dirigente popular, “para acallar la voz de quienes se oponían a ese proyecto totalitario”.
Alonso ha incidido en que la memoria de las víctimas del terrorismo “tiene que comprometerse para seguir llevando la voz de aquél al que se la arrebataron“.
Ha recordado en concreto a José Luis Caso, concejal del PP en Rentería asesinado por ETA en Irún el 11 de diciembre de 1997, y al mismo tiempo a las otras 23 víctimas de la organización terrorista en este municipio guipuzcoano.
“Es imposible no recordar la indignidad, la injusticia del hecho que nos hizo perder a esas personas”, ha abundado el presidente del PP vasco.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Los Mossos detienen a un lobo solitario que pretendía matar a Sánchez por exhumar a Franco


BARCELONA.- Los Mossos han detenido en Terrassa a un vigilante de seguridad, un experto tirador que tenía un arsenal de armas en su domicilio, después de anunciar en un chat de WhatsApp su intención de matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en venganza por la decisión de exhumar los restos de Franco. El detenido, que está en prisión, es Manuel Murillo Sánchez, de 63 años, es un experto en tiro sin antecedentes penales.


Los Mossos d’Esquadra han confirmado a través de Twitter la detención de esta persona que “pretendía matar” al presidente del Gobierno y al que se intervino “un arsenal de armas en casa”. Los propios Mossos y el Ministerio del Interior han informado de que el tirador ya se encuentra en prisión.
Según informa el digital ‘Público’, la detención se produjo hace unas semanas y el vigilante, Manuel Murillo Sánchez, de 63 años y con un historial de problemas psicológicos, ingresó en prisión acusado de una “proposición de homicidio de autoridad”, con “tenencia ilícita” de un “depósito de armas”, por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa.
El detenido es un experto tirador, el mejor del club de tiro olímpico del Vallés, en el que practicaba y competía desde hacía muchos años, y era capaz de modificar y construir armas cortas o largas, según ‘Público’.
Manuel M. se indignó cuando el Gobierno comunicó su intención de exhumar del Valle de los Caídos los restos de Francisco Franco, al que el vigilante admiraba, y empezó a buscar cómplices para acabar con ese “rojo de mierda”, en referencia a Sánchez, en un grupo reducido de WhatsApp.
El detenido afirmaba que ya tenía los medios para cometer el atentado contra Sánchez, que estaba dispuesto a “sacrificarse” por España y que únicamente le faltaba el apoyo logístico para actuar.
Fue una usuaria del chat, una dirigente local de Vox, la que dio la voz de alarma sobre las intenciones de Manuel M. cuando pasó de los insultos y amenazas contra el líder del PSOE a solicitar apoyo logístico para cometer un atentado contra Pedro Sánchez, aprovechando su pericia como francotirador y su arsenal.
Los Mossos solicitaron una orden de entrada y registro del domicilio de Manuel M., donde el pasado 19 de septiembre hallaron 16 armas de fuego cortas y largas, incluido un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador checoslovaco Skorpion vz. 61 y cuatro rifles de alta precisión, capaces de acertar un blanco hasta a 1.500 metros de distancia. Además, en su coche llevaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.
El detenido frecuentaba ambientes ultraderechistas, pero nunca había participado en actos violentos, por lo que no tenía antecedentes policiales y no estaba controlado por las fuerzas de seguridad.
El juez que investiga la supuesta intención de este francotirador de matar a Sánchez no tiene “duda” de la “seriedad del propósito” del detenido de llevar a cabo el “crimen planeado”, para el que recabó información sobre el momento y el lugar.
Así lo sostiene la Audiencia de Barcelona en un auto, del pasado martes, 6 de noviembre, en el que avala la decisión del juzgado de instrucción número 4 de Terrassa de enviar a prisión al detenido, dados los “claros” indicios de su participación en un delito de conspiración para cometer atentado contra el jefe del Gobierno.
El sospechoso, vigilante de seguridad, está actualmente en prisión incondicional en la cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), donde confesó nada más ingresar sus intenciones de atentar contra Pedro Sánchez, según el citado medio.
En su domicilio tenía un arsenal de 16 armas cortas y seis largas, con rifles de precisión y un subfusil de asalto.
En el registro de su domicilio, el 19 de septiembre, se localizó un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz. 61, y cuatro rifles de precisión, además de que en el coche guardaba dos pistolas, una modificada e ilegal
El detenido, que no tenía antecedentes policiales, era el mejor tirador de un club de tiro olímpico, y supuestamente tenía conocimientos para modificar e incluso construir armamento.
Fue denunciado por una usuaria de un chat privado de Whatsapp en el que participaba al ver que solicitaba apoyo logístico para cometer el atentado, para obtener la agenda de actos del presidente y su localización concreta.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha calificado de hecho “aislado” la detención del francotirador  y ha hecho un llamamiento a la serenidad y la prudencia. Ha señalado que todos los gobiernos en todas las épocas han vivido incidentes de esta naturaleza. 
Un episodio que ahora está en el ámbito judicial, ha recordado Celaá, quien ha dicho comprender el “interés mediático que pueda tener la noticia”, pero que ha recalcado la necesidad de mantener la serenidad.
Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado a la Audiencia Nacional por no actuar en el caso del francotirador que quería atentar contra Sánchez y ha aprovechado para extender su crítica a otras decisiones judiciales.
“Parece que la Audiencia Nacional se desentiende del francotirador que quería matar al presidente porque no es terrorismo. Por contra, los titiriteros de Alkaeta, tuiteros y raperos sí fueron juzgados y algunos condenados y encarcelados por la Audiencia Nacional. Están que lo parten últimamente algunos jueces”, ha escrito Iglesias en su cuenta de Twitter.
No es el único dirigente de Podemos que se ha referido a la intención del francotirador detenido porque quería atentar contra Sánchez en venganza por el anuncio de la exhumación de los restos de Franco. También lo ha hecho el eurodiputado de la formación morada Miguel Urbán, quien ha considerado que no se trata de algo aislado. “Es alarmante la cantidad de amenazas que sufrimos todas las personas que estamos levantando la voz contra la impunidad que vive el franquismo en este país”, ha dicho. Asimismo, ha criticado la “irresponsabilidad de muchos políticos y figuras públicas que están fomentando el odio a medidas que no son otra cosa que normalidad democrática”, como la exhumación de Francisco Franco.
El líder del PP, Pablo Casado,quien se encuentra en Helsinki, ha enviado un “abrazo muy fuerte” a Sánchez tras la detención del tirador. Tras expresar su “absoluta condena” a estos hechos en nombre de su partido, ha dicho que espera que tenga “repercusión penal” para que sea “disuasorio de otras personas que quieran atentar contra los políticos”.
Espera que la investigación determine si “es enajenado mental” o “alguien que verdaderamente tenía un plan preconcebido en algún tipo de asociación”.
“En esto vamos a ir todos los partidos juntos. Hay que luchar contra aquellas personas que quieren agredirnos, sea en un escrache enfrente de nuestras casas; sea cuando intentaban disparar un misil desde un aeropuerto al avión del presidente Aznar o cuando le atacaron con un coche bomba; o en este caso si hay un loco que quiere disparar contra el presidente del Gobierno”, ha manifestado.
Después de que Moncloa haya pedido trabajar por la serenidad en el debate político, ha dicho que él no se siente “aludido en absoluto” por ese mensaje y ha añadido que hay que hacer una “reflexión” ante cualquier tipo de agresión.
A su entender, se trata de no llevar a la “calle” y “contra las familias” la discrepancia que se produce dentro de una cámara parlamentaria”.
“Esa discrepancia partidista nunca debe llegar al entorno particular y personal”, ha concluido.

martes, 6 de noviembre de 2018

ETA asume en su último boletín interno 758 asesinatos

SAN SEBASTIÁN.- ETA asume en su último boletín interno "Zutabe", fechado el pasado mes de abril, 758 asesinatos y 2.606 "acciones" entre las que incluye atentados no reivindicados hasta ahora por la banda terrorista, como el de la cafetería Rolando de la calle del Correo Madrid en 1974, y califica la masacre de Hipercor como el "mayor error y desgracia".

El último 'Zutabe', difundido un mes antes de que ETA anunciara su disolución y que ha sido publicado este martes por el diario Gara, fija en 758 el número de personas asesinadas, "decenas menos que los listados del Ministerio del Interior o la Fundación de Víctimas del Terrorismo que refieren 853 y 829 víctimas mortales".
La banda terrorista rechaza la autoría de "falsos atentados" como el "incendio del hotel Corona de Aragón" -83 muertos en 1979- que, según dice, le "achacan" la AVT y Covite y asegura que "las divergencias se corresponden con la imputación a ETA de acciones cometidas por otras organizaciones armadas -el caso de la niña Begoña Urroz en 1961- o bien producto de la guerra sucia".
En este último boletín previo a su disolución, ETA reconoce 2.606 "acciones armadas, dos más que en su día no reivindicó": el asesinato de tres personas en Tolosa (Guipúzcoa) en 1981, "al confundirlas con policías", y la "explosión en una cafetería de la calle Correo de Madrid en 1974 en la que perdieron la vida 13 personas".
En las cinco décadas de actividad violenta ETA asume que cometió "365 atentados contra la Guardia Civil" en los que asesinó a 186 miembros de este cuerpo; 215 contra "cuerpos policiales españoles" en los que murieron 139 agentes; y 147 contra el Ejército, en los que perdieron la vida 101 militares, además de "11 funcionarios civiles de la Armada".
En el texto, según publica Gara, ETA describe su trayectoria criminal "desde una perspectiva básicamente operativa", aunque incluye la declaración de "reconocimiento del daño causado que emitió el pasado 8 de abril", en el que la banda terrorista reconoce "la responsabilidad directa que ha adquirido en este dolor" y manifiesta que "nada de todo ello debió producirse jamás o que no debió prolongarse tanto en el tiempo".
ETA hace referencia a su atentado más sanguinario, cometido en el hipermercado Hipercor en Barcelona el 19 de junio de 1987, en el que murieron 21 personas y 45 resultaron heridas, y afirma que fue "el mayor error y desgracia" de su "accionar armado", pero alega que "los responsables policiales y gubernamentales tomaron la decisión de no desalojar el edificio".
Respecto a los secuestros, que califica de "motivación económica", llevados a cabo en la década de los 90, asegura que "se convirtieron en el centro de una fuerte confrontación" y considera que los de los empresarios José María Aldaya (342 días) y Cosme Delcalux (232) "se prolongaron tanto por las dificultades técnicas y operativas provocadas por la presión policial".
En su último boletín ETA señala que en 2001 "se realizaron tres intentos de atentado contra el presidente del Gobierno, José María Aznar, con la utilización de un misil mientras estaba en vuelo".

lunes, 16 de mayo de 2016

El exetarra Sistiaga dice: “Mucha gente ha vivido cómodamente alrededor de la violencia”

MADRID.- El exmiembro de ETA José Luis Urrusolo Sistiaga ha lamentado el dolor causado a las víctimas porque cree que fue una “brutalidad” utilizar la violencia “sin considerar que lo primero es la vida de las personas y sus derechos” y ha señalado que “mucha gente ha vivido cómodamente alrededor de la violencia”.

En una entrevista que publica ‘El País’, el exdirigente de ETA, que quedó definitivamente en libertad el pasado mes de febrero después de cumplir 19 años de cárcel, ha señalado que la responsabilidad hay que abordarla globalmente porque cree que “muchos” han sido “partícipes de los atentados” y “no sólo los autores materiales” de los mismos.
En este sentido, ha recordado que las víctimas de ETA, además de perder a su familia, sufrieron un vacío social y ha considerado que es necesario “reconocerlo para recuperar una convivencia normal”.
“Fue una barbaridad haber utilizado la violencia sin considerar que lo primero es la vida de las personas y sus derechos”, ha subrayado. El exetarra que cree que “para los jóvenes es incomprensible que se mate en nombre de unas ideas”.
Urrusolo Sistiaga ha explicado que dejó ETA en 1994 “por la imposibilidad de cambiarla” y ha asegurado que “discrepaba de atacar cuarteles para no dañar a las familias”.
Preguntado por la izquierda abertzale, Urrusolo ha señalado que deben “decir que ETA desaparezca y hacer una declaración sobre la historia de ETA que sirva como reflexión para el futuro y posibilite que los presos se sitúen en sus coordenadas”.
Al respecto, ha dicho que echa en falta “una reflexión a fondo sobre el pasado para recomponer la convivencia y que los presos avancen”.
El exetarra -acogido a la denominada “vía Nanclares”- abandonó la cárcel de Zaballa, en Álava, el pasado 28 de febrero tras haber redimido pena por estudios y trabajo y después de que el Tribunal Supremo tuviera en cuenta la pena que cumplió en Francia para descontarla de la condena.
Urrusulo Sistiaga, alias “Joseba” y “Langile” y conocido por la Policía como “el hombre de las mil caras” por su facilidad para el camuflaje, fue condenado por varios asesinatos y los secuestros de Diego Prado y Colón de Carvajal y de Emiliano Revilla.